pensamiento-lateral-kuboking

Si todavía respondes al teléfono con un ‘digamelón’, quizá tu aspecto creativo esté algo dormido. Para despertar ese factor tan necesario para nuestro día a día personal y profesional, existen diferentes fórmulas, porque la creatividad, al igual que los músculos, ha de entrenarse cada día.

 

Una de las teorías más conocidas en este aspecto es el llamado Pensamiento Lateral, creado por Edward de Bono, que trata de fomentar nuestro pensamiento lógico para convertirlo en creativo, en ingenioso.

 

Para ello, y en una fase inicial, De Bono propone una serie de juegos mentales que no hacen otra cosa que ayudar a nuestra cabeza a pensar de forma distinta, alejada del pensamiento habitual que todos tenemos. ¿Te atreves con estos?

 

  • Cinco hombres van juntos por el campo. Empieza a llover. Cuatro corren para no mojarse y el otro no. Sin embargo es el único que no se moja y llegan a la vez. ¿Por qué?
  • Sin acertar con ninguna de las tres, un empleado etiquetó erróneamente tres cajas que contenían lápices, bolígrafos y grapas. Cuando alguien le comunica el error, dice: “no hay problema, con solo abrir una de las tres cajas y mirar su contenido, ya podré colocar las tres etiquetas correctamente”. ¿Cómo lo hace?
  • Un hombre empuja su coche. Se detiene al llegar a un hotel y en ese momento sabe que está en bancarrota. ¿Por qué?
  • Un hombre yace muerto en un campo. A su lado hay un paquete sin abrir y no hay nadie más ni ningún animal cerca. ¿Cómo murió? Pista: El hombre sabía que iba a morir conforme se acercaba al lugar.

 

SOLUCIONES

 

  • En este caso tendemos a pensar en cinco hombres vivos. Se trata de cuatro hombres que transportan un ataúd con un fallecido dentro, el único que no se moja.
  • Supongamos que, por ejemplo, la primera caja tiene etiqueta de ‘bolígrafos’, la segunda de ‘grapas’ y la tercera de ‘lápices’. Si el empleado abre, pongamos el caso, la primera ‘bolígrafos’ y ve que contiene grapas, ya sabe que la segunda con la etiqueta ‘grapas’ es la de los lápices, ya que la premisa era que todas las etiquetas estaban erróneamente colocadas.
  • Estaba jugando al Monopoly.
  • Se trata de un paracaidista al que no se le ha abierto el paracaídas, que es el paquete sin abrir.

 

Si has conseguido saber alguna de ellas, enhorabuena. En el caso contrario, no desesperes, para eso están, simplemente para saber que podemos pensar diferente para potenciar nuestro lado creativo.